4

5 motivos por los que el sistema educativo nos convierte en zombis

¡Comparte y ayúdame!Share on Facebook110Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn6Email this to someone

la educación mata la creatividad

 

Será que estoy de exámenes, no lo sé. Pero hace tiempo que llevo buscando respuestas al porqué la educación mata la creatividad.

Y la cruda realidad es esta… Nuestra educación está creando una generación de zombis. ¿Te sorprende?

El sistema está basado en preparar a los alumnos para el pasado… ¿Y qué es lo que pasa?

Nos encontramos ante una titulitis aguda.

Cuando nuestros padres estudiaban, tener una carrera significaba tener trabajo. Hace unos años, estudiar un máster significaba encontrar un empleo. Ahora, necesitas hacer un doctorado…

¿Cómo será dentro de unos años?

Estamos ante un proceso de inflación académica, y como todas las burbujas, acabará explotando por algún lado.

Nota: En este post escribo únicamente mi experiencia. Yo he estudiado Ingeniería Industrial en Sevilla, de los cuales, seis meses de ellos han sido en Brasil. Puede que no sea lo que tú hayas vivido, ya sea por ser una universidad diferente u otra carrera que no tenga nada que ver con la mía. Como no me gusta hablar por hablar, voy a escribir una serie de propuestas para cada punto en concreto 🙂

También, comentar que no tengo nada en contra de los profesores, ni mucho menos. Muchos de ellos han aportado para ser como soy hoy en día, y además, me he llevado grandes amistades. Hacen una gran labor, que no se les reconoce como debe, pero me temo que son presos de este sistema el cual necesitamos cambiar cuanto antes.

1.- Deberían enseñarnos desde pequeños asignaturas sobre la vida

Existen asignaturas absurdas o temarios inútiles que no tienen utilidad alguna, por lo menos, desde el enfoque que se imparte la asignatura.

Y me refiero por igual al colegio/instituto como a la universidad.

¿En qué cabeza cabe un ingeniero tener que dar Ciencias del Mundo Contemporáneo (Biología de 4º de eso) en bachiller en vez de Química o Dibujo Técnico?

¿O empezar a impartir francés durante 4 años en la Eso para después dejarlo olvidado por completo en bachillerato?

Todo este tiempo podrían dedicarlo a enseñar conocimientos que nos sirvan en la vida real, en nuestro día a día.

La mayoría de las personas cuando acabamos nuestra carrera y salimos al mundo laboral, pecamos de:

  • Hablar en público: en 4 años de carrera no he hecho ninguna exposición, en cambio, en Brasil he realizado seis en cinco meses.
  • Política: ¿Cuántos españoles votan a un partido sin haber leído su programa electoral?
  • Gestionar nuestro tiempo y ser más productivos: uno de los mayores problemas que nos enfrentamos cuando entramos en la universidad o al salir al mundo laboral.
  • Saber gestionar nuestro dinero de forma inteligente: tenemos un grave problema de finanzas personales. Creo que es algo básico que se debería enseñar en la escuela y no tener que aprender a través de libros de Robert Kiyosaki.
  • Gestión de toma de decisiones: otro problema real en nuestro día a día desde que somos pequeños.
    Si no lo crees, piensa en cuantas personas de tu entorno se han cambiado de carrera.
  • Cómo trabajar en equipo: nuestra educación se fomenta en un clima competitivo, donde si yo gano, tú pierdes. Cuando llegas al mundo laboral, lo primero que tienes que hacer es trabajar en equipo, y crear relaciones win-win. ¿Un poco contradictorio, no?
  • Marketing y ventas: sin duda, creo que son materias esenciales tanto para un ingeniero, como para un filólogo, por lo que se deberían impartir, al menos, como optativas.

Propuestas

  • Fomentar el trabajo en equipo. Evaluar actividades grupales (pero no con notas individuales), deberían prepararnos para cuando salgamos ahí fuera.
  • Reestructurar un poco las asignaturas desde la base. Dar la opción a tener materias útiles que realmente nos sirven en nuestro día a día, en vez de algunas que debido a todos los cambios que se están produciendo, ya no las necesitamos. (Ejemplo: aprenderte los ríos y afluentes de África o todas las obras literarias y fechas de cada autor, principalmente, porque si el objetivo es aprenderlos, la mayoría ya no nos acordamos).
  • Obligar a todos los estudiantes a hablar en público, ir perdiendo el miedo. Ya sea a través de exposiciones, trabajo o cualquier tipo de actividad (vuelvo a insistir, a lo mejor en tu carrera lo hacen, pero estoy hablando desde mi experiencia personal).

2.- Nos castigan por cometer errores

Te hacen creer que eres mejor o peor por seleccionar una a o b en un tipo test.

Tenemos miedo a equivocarnos, a quedar mal. Nos hacen ver que no debemos comenzar algo si no estamos al cien por cien preparados.

¿Cuándo has comentado alguna vez en alto sin tenerlo completamente seguro?

Cada error que cometemos, nos lo penalizan.

Cuando intentas responder una pregunta, si lo haces mal, tienes un negativo.

Cuando fallas en un examen, te restan puntos.

Sin embargo, se quiere fomentar la participación en clase cuando nuestro mayor miedo es el error.

¿Un poco contradictorio, no?

Si no estás abierto a equivocarte, nunca vas a crear algo original. La cruda realidad es que la mayoría de los niños han perdido esa capacidad.

Y lo peor no es eso, es que hemos llegado a un momento que te califican de inteligente dependiendo de tus habilidades académicas…

Picasso dijo una vez: “Todos los niños nacen artistas, el problema es seguir siendo artistas al crecer”.

El gran problema es que muchas personas talentosas, brillantes y creativas piensan que no lo son, porque simplemente no se le dan bien las matemáticas o la geografía.

Como bien dice al inicio del vídeo de Prince Ea: “Todo el mundo es un genio, pero si juzgas a un pez por su habilidad para trepar un árbol, pasará toda su vida creyendo que es un inútil”.

Propuestas

  • Incentivar las participaciones, premiando a aquellos que den un paso hacia delante.
  • Realizar ejercicios para aumentar nuestra creatividad, y poder desarrollar al máximo nuestros propios recursos.
  • Intentar calificar de otra forma, que no sea todo o nada. Simplemente, evaluar el esfuerzo, la coherencia y las justificaciones de las respuestas (también dependerá de la asignatura claro está). Obviamente, los exámenes creo que son necesarios, pero… ¿y si predominara el aprender al sacar buena o mala nota? ¿Y si no tuviésemos exámenes, y en cambio, tuviésemos que crear cosas o realizar trabajos?

3.- Estudias para aprobar el examen y no para aprender

¿Cuántas veces ha acabado el examen, ha pasado una semana y se te ha olvidado todo?

¿De qué sirve entonces matar neuronas en aprender una cosa que no tiene ningún fruto después?

Estamos llegando a un momento que la mejor estrategia para tener éxito académico es saber lo que pide el profesor y dárselo. Independientemente de lo que creas tú conveniente.

Te pongo ejemplo que me pasó hace unos años:

Me quitaron una pregunta entera en Matemáticas (teniendo el resultado bien) por haber resuelto el problema por la cuenta de la vieja (cuando en el enunciado no te especificaba qué método tenías que utilizar).

¿Cuál fue el argumento del profesor?

Lo tienes mal porque así no es como lo he enseñado en clase.

Y esa es la pura realidad hoy en día…

Se estudia para pasar un examen y no para aprender.

¿Cuántos años has estado estudiando inglés? ¿Cuántas horas le has dedicado?

¿No crees que han sido suficientes para saber al menos dominar un poco el idioma? ¿Salen los jóvenes con 18 años hablando inglés?

¿Cuántos años nos han impartido Lengua española? ¿Cuál es la realidad?

La mayoría de nosotros salimos de bachiller sin saber comunicarnos, expresarnos o hablar en público.

Propuestas:

  • Proponer ejercicios prácticos y reales que tienen las empresas donde cada alumno tenga que resolver un problema y justificarlo. Se evaluaría en función de la coherencia y de su justificación. Más o menos, sería como un ejercicio de Brainstorming. Ayudaría a aumentar la creatividad y la capacidad resolutiva de los alumnos (cosa que no se le olvidan cuando pasa una semana).
  • Redefinir los objetivos de cada asignatura. Está claro que el problema existe. En el caso del inglés, no se puede empezar por el verbo to be todos los años. Fomentaría las conversaciones, listening y situaciones reales (trayendo personas nativas si es posible).

4.- Creen que todos vamos a ser investigadores

La mayoría de los profesores que he tenido han sido investigadores y nunca han trabajado en una empresa (por no hablar, que ser inteligente no significa saber enseñar).

Está muy bien para ser investigador, pero la realidad es que eso es un mínimo de todas las personas que estamos estudiando.

De modo que, el objetivo es prepararte para trabajar y la única realidad es que existe una desconexión total entre el mundo laboral y la universidad.

Se imparte demasiada teoría, que al final ni aprendes, cuando podrías sacar más provecho de casos útiles y prácticos que realmente te servirían en un futuro.

Después, salimos al mundo laboral y nos comemos los mocos, porque ni tenemos experiencia, ni nos la han impartido.

Hace una semana, me puse de mala leche al ver que tenía que estudiarme esta fórmula para el examen (y como esta, 50 más)

como la educación mata la creatividad

Aún no encuentro la respuesta, así que si le ves una explicación, por favor, cuéntamelo.

¿O es que perderás tu trabajo por no saberte esa fórmula en un futuro?

¿No sería más fácil que te enseñen a usarla y te la pongan como dato en el examen?

Propuestas

  • Menos memorizar y más ejercicios prácticos donde realmente apliques lo aprendido y no, que lo único que hacemos es escupirlo como puedes durante el examen (tan fácil como dejar los apuntes en el examen).
  • Ver más casos prácticos con personas que tengan experiencia en ese campo. No es lo mismo que te enseñe alguien que lo ha vivido a que no.

5.- Salimos con una mente cerrada y sin experiencia laboral

Lo primero que nos piden al salir de la universidad es tener una experiencia laboral, entonces, ¿por qué no cambiamos eso?

Ahora solo existen prácticas durante el último año y voluntarias… y por llamarlo prácticas. Algunos amigos han estado pasando datos a un Excel, o incluso, sirviendo cafés.

Es la cruda realidad.

Otro tema que es real… te piden un nivel alto de inglés para poder tener el título (B2), cuando no te han enseñado absolutamente nada.

Al final, siempre es la misma historia. O te buscas tus habichuelas por tu cuenta, o estás perdido.

Propuestas

  • Realizar prácticas obligatorias en empresas (que sirvan) y no solo durante el último año.
  • Exigir haber estudiado al menos seis meses en otra universidad fuera de tu ciudad, si es fuera y con inglés mejor (Requeriría una inversión).
  • Tener contacto con el mundo laboral desde el primer día que empiezas la universidad.

Conclusión

Creo que debemos darnos cuenta de que existe un problema y hacer una remodelación desde la base.

Ya no necesitamos alumnos obedientes como al acabar la Revolución Industrial.

Necesitamos personas creativas.

El mundo ha cambiado, la globalización es un hecho.

Grandes genios como Steve Jobs o Bill Gates no acabaron sus estudios. Google está empezando a cambiar su sistema para contratar puestos de trabajo, donde cada vez tiene menos importancia el expediente académico.

Tenemos toda la información que necesitamos a solo un click de ratón, ya no tenemos que memorizar todo lo que había que hacerlo antes.

Por lo tanto:

  • Deberíamos fomentar la práctica, la creatividad, cambiar la forma de ver las cosas. Aplicar lo aprendido y no escupir en el examen.
  • Saber definir un problema. Estamos acostumbrados a resolverlos, pero llegamos al mundo real y a veces no sabemos ni que existe un problema. Tenemos que encontrarlo y a partir de ahí, buscar soluciones para resolverlo.
  • Fomentaría la FP (en países como Finlandia es tan importante como estudiar una carrera). Aquí tenemos una mentalidad atrasada, en que solo se estudia FP si no te llega la nota para estudiar un grado, y no debería ser así.
  • Buscar aprender por encima de tener buena o mala nota. La vida es un constante aprendizaje, y al fin y al cabo, eso es lo que nos va a dar de comer en nuestro día a día.

Y nada, sé que es solo un esbozo, pero creo que es por donde deberían ir los tiros.

Y si no, pues oye, después de 2000 palabras, me he quedado la mar de a gusto 😉

Si seguís interesado, aquí os dejo dos artículos en los que me he inspirado:

Cómo la universidad mata el espíritu emprendedor de Ángel Alegre, o nos educan para ser mediocres de Más y Mejor.

Aunque sin duda, lo mejor ha sido este vídeo del por qué la educación mata la creatividad de Ken Robinson en las Charlas TED.

***************

¿Cuál es tu experiencia en este sistema educativo tan atrasado? ¿En qué aspectos cree que debería mejorar?

¡Cuéntame tu opinión en los comentarios! Creo que puede haber un buen debate 🙂

Y si piensas igual que yo, compártelo en las redes sociales.


¿Te ha gustado esta reflexión? Suscríbete GRATIS, recibe más artículos como este y llévate de regalo un mini ebook que he escrito con las ideas que han transformado la forma en la que veo el mundo (solo tienes que escribir tu email aquí abajo y te llegará algún que otro regalo 😉 )

 

¡Comparte y ayúdame!Share on Facebook110Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn6Email this to someone

Jesús Luque

Viajero empedernido. En diciembre de 2016 comencé mi andadura digital para conseguir una libertad que me permita vivir una vida a mi medida y poder viajar más. Mi objetivo es ayudarte a que tú consigas lo mismo. Si no sabes por dónde empezar, te regalo gratis mi ebook: "7 frases que cambiarán tu vida"

4 Comments

  1. Una vez leído, no puedo estar más de acuerdo.

    He tenido que enlazar tu artículo en mi entrada sobre la educación, así como los otros dos que mencionas al final (los desconocía).

    Me encanta conocer gente que opina diferente a los demás sobre este sistema educativo obsoleto y descuadrado.

    ¡Un abrazo!

    • ¡Me alegra que te haya gustado Javier!

      Muchas gracias por comentar, tienes toda la razón del mundo, necesitamos un cambio en el sistema educativo ya. Dejar el politiqueo a un lado y poner el foco en las nuevas generaciones para ver qué puede ser lo mejor para ellos.

      Un saludo y encantado de verte por aquí de nuevo 😉

  2. Joder Jesús, que pedazo de artículo te has marcado ¿no?
    De verdad que no puedo eataras de acuerdo. El sustantivo educativo por lo general nos prepara para bien poco y a veces, como te pasa a ti que has estudiado en Brasil te das cuenta de que en aquellos sitios en los que consideran que la educación es de peor calidad (llamemoslo así) implementan una serie de valores y estrategias de enseñanza mucho mejores. Yo estudié unos años en México y tengo esa sensación.
    Por otro lado la titulitis que existe es brutal. No soy nada partidaria de esto, creo que es absurdo medir una aptitud de esta manera. Hace años me sentía orgullosa de estar estudiando una carrera, pero es cierto que cuando terminas el panorama es un tanto desolador y lo peor es que solo algunos cambiamos el chip y nos damos cuenta de esto.

    • ¡Hola Paloma!

      Me alegro de que te haya gustado. Exactamente, te sientes muy afortunado y muy bien de estudiar una carrera hasta que cuando terminas (en la mayoría de los casos) ese título vale más bien de muy poco. Ahora te piden un máster mínimo más dos idiomas jajaja. No sé cuando va a parar esta titulitis, pero en algún momento tendrá que explotar.

      Un fuerte abrazo y gracias por comentar 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *